No abandonar

“Aquellos que se rinden, quizás jamás se enterarán cuan cerca estuvieron de alcanzar sus objetivos”

Pocos trabajos como el del vendedor pasan por tantos momentos de desaliento.

Primero,  prospectar telefónica o presencialmente,  segundo, los ¡¡NO!!, no me interesa, en todas sus variantes, en todos los tonos y formas, no necesitamos, estamos servidos, ya tengo proveedor…, diferentes formas de negativa.

¿Cuántos? 10, 15, 20 al día. Es difícil ser animoso y mantener la moral alta. A pesar de ello, el vendedor , habitualmente, es un personaje alegre, lo que hace que el resto de la empresa suela envidiar su forma de trabajar; todo el día en la calle, sin horarios estrictos… Sí, sí, pero recibiendo un “no” detrás de otro, pasando calor hasta el sudor, o frío extremo o agua en los días de lluvia, porque su despacho está en la calle y no en la oficina calentito. Creo que todo el personal de una empresa debería acompañar de vez en cuando a los vendedores, para que valoren el trabajo del compañero que trae el dinero y los clientes a la empresa; sobre todo, esa gente que sólo valora en números la actividad del comercial y que, curiosamente, no son los que están siendo juzgados cada final de mes por la consecución de objetivos.

Es difícil no abandonar, pero es nuestro trabajo. La constancia, el trabajo, la preparación, mucho humor y saber que esto es así, traerá el éxito.
A propósito de las negativas a recibir comerciales por parte de muchas empresas, tengo una duda: Sigue leyendo

Anuncios